Historia

Un poco de Historia

 

La Policía Nacional fue creada el 8 de marzo de 1843, durante el Consulado de Don Carlos Antonio López y Mariano Roque Alonso. Pedro Nolazco Fernández fue el primer Jefe de Policía y organizó la estructura interna de la institución que fue denominada de Departamento de Policía de la Capital. El 20 de junio de 1992, tras ser promulgada la nueva Constitución del país, surgió la Policía Nacional entre las instituciones designadas como Fuerza Pública, previstas en su artículo 172. La nueva agrupación policial, que unió las diversas fuerzas anteriormente encargadas del trabajo policial, tuvo en su dirección, por primera vez, un agente policial de carrera, el Comisario General Gérman Gabriel Franco Vargas.

Nuevo Escudo Policial

Por resolución núm. 79 del 8 de setiembre de 1993, la Comandancia de la Policía Nacional ha adoptado un nuevo Escudo de Armas para la Institución.En el mismo, se rescata la imagen del gallo, como símbolo de vigilancia, bravura, arrojo y tenacidad. Decimos se rescata, porque esta misma ave heráldica ya fue usada hace 150 años, por la naciente Policía del Paraguay, en su escudo.

Este, artísticamente concebido, también contiene otros símbolos, colores y diseños que hacen referencia igualmente a la función policial y a la tradición altiva y orgullosa de nuestra nación.

El mapa de nuestro país, inserto en el escudo de la Institución, simboliza el alcance de la labor policial que, formando solo un cuerpo, abarca todo el territorio nacional.

La rama del roble entrelazada da originalidad y significa la tenacidad de la Policía en el cumplimiento de sus funciones; además simboliza la fuerza de la fe y de la virtud. Se inserta en él, el lema de Orden y Pa-tria, es decir, dos términos, dos extremos definidos en la conducta y la misión de la Institución.

Concebido dentro de los más estrictos lineamientos de la antigua ciencia de la heráldica, este escudo policial da un nuevo significado, si se quiere más amplio y más profundo, al espíritu de cuerpo que es la más alta conquista de todo organismo armado y uniformado. Si bien es cierto que para toda unidad castrense o policial, el símbolo de los símbolos es la gloriosa enseña tricolor, sagrada representación de la patria.

Así, cada rama de los diversos organismos armados, tiene en la sombra de su pabellón de guerra, que es la bandera nacional, su escudo de armas diferencial, que sirve para una identificación más clara del papel que cumple y de la na-turaleza de los servicios que presta.

La necesidad del diseño y adopción de un nuevo escudo de ar-mas no es un mero capricho, se diseñó con el fin de identificar a diferentes sectores que cumplen con las funciones de policía, que hoy se fusionan, en cumplimiento de una disposición constitucional, formando una sola familia: la Policía Nacional.

El nuevo escudo de la Policía Nacional simboliza la conducta y la misión policial: ser centinela del Orden para ser constructores del destino de la Patria.

Policía Nacional

Comandancia

RESOLUCIÓN NÚM. 171

POR LA QUE SE ESTABLECE EL ESCUDO OFICIAL DE LA POLICÍA NACIONAL COMO SÍMBOLO DE LA INSTITUCIÓN

Asunción, 8 de setiembre de 1993

VISTA: La nota elevada a la Comandancia de la Policía Nacional, por la Comisión Permanente de Estudio de Leyes y Reglamentos (COPELER) en la que se describe y se adjunta el modelo para el Estudio Oficial de la Policía Nacional como símbolo de la Institución, y;

CONSIDERANDO: La necesidad de adoptar un escudo como divisa y símbolo distintivo de la Policía Nacional, encargada de la Seguridad Interna y que el proyecto presentado reúne los requisitos y exigencias de la heráldica y que es atribución del Comandante de la Policía Nacional dictar Edictos, Reglamentos y Resoluciones, conforme al Art. 153, numeral 5 de la Ley núm. 222/93, Orgánica de la Policía Nacional,

EL COMANDANTE INTERINO DE LA POLICÍA NACIONAL

RESUELVE:

Art. 1.oAdóptase el siguiente Escudo como Símbolo Oficial de la Policía Nacional, cuyas características son:

COMPOSICIÓN

1. Heráldica:

– Escudo de plata. en su esmalte natural trae la efigie del territorio nacional y una estrella dorada, cargando de gules un gallo vigilante, perfilado y terrazado sobre un listón ondulado de gules con la inscripción “ORDEN Y PATRIA”. Al todo rodea, de sínople, una corona de ovación de roble. En la línea del Jefe, trae de gules un listón ondulado con el título en sable: “POLICÍA NACIONAL”, y en la punta un listón ondulante del mismo esmalte con la inscripción en sable “PARAGUAY”.

2. Descriptiva:

– Escudo plateado con doble escote en la línea superior, cada uno de 60 mm. de largo, medido de vértice a vértice y punta truncada de 45 mm. de ancho, flancos escotados, arriba y redondeados abajo, y terminando en punta. En el centro domina el mapa de la República del Paraguay, en relieve de metal terroso de 85 mm. de altura, que simboliza jurisdicción nacional de la Policía. Sobre el mismo, una estrella de metal dorado de cinco puntas. Sobre ambas figuras se halla colocado un gallo colorado de perfil, mirando al diestro del escudo, en su mejor postura, en actitud vigilante y firme, posando sus patas en un listón rojo de 60 mm. que contiene la inscripción en negro “ORDEN Y PATRIA”, en mayúsculas de 5 mm. de alto. Rodea a esta alegoría, una corona de ovación verde, de roble en forma circular de 120 mm. de diámetro, estando el borde inferior de la misma a 55 mm. del centro de la estrella, y sus dos ramas se hallan entrelazadas en la base y abiertas en el vértice, separados de sus extremos a 50 mm. de distancia. Cada rama está compuesta de 6 pares de hojas semisuperpuestas con un ancho de 16 mm.

En la parte superior, a 13 mm. del vértice central del escudo, trae un listón ondulado rojo de 12 x 115 mm. con la inscripción “POLICÍA NACIONAL”, en letras mayúsculas lisas de 6 mm. de altura. En la parte inferior del escudo, a 30 mm. de la punta, en un listón rojo ondulante, trae la inscripción en negro “PARAGUAY”, en letras mayúsculas lisas de 6 mm. de alto. Las medidas exteriores del escudo son: Alto, medido de la punta del vértice central, 200 mm.; de la punta a los vértices laterales, 60 mm.; y en las puntas extremas inferior, 100 mm. Los vértices superiores laterales tienen un ancho de 45 mm. Las puntas exteriores inferior, 185 mm.; el escote de los flancos, a la altura de la parte superior del vértice de la estrella, 155 mm.; el ancho máximo del redondeado inferior, 165 mm. (Ver anexo).

3. Simbología:

– Forma exterior adoptada también por otras Instituciones Policiales extranjeras, por la armonía y elegancia de sus líneas.

Este distintivo policial simboliza en el mapa, jurisdicción territorial de la Institución; en el gallo, la jurisdicción territorial de la Institución, preservando y precautelando el orden; y en la estrella, el fervor patrio de sus miembros. La corona de ovación se halla instituida aquí en conmemoración a las acciones heroicas y arriesgadas de nuestra policía.

EL MAPA: En toda su extensión territorial, la efigie del mapa representa el alcance de la acción de la Policía Nacional, instituida por la Constitución Nacional.

EL GALLO: Es en su más gallarda postura, símbolo de vigilancia y de actividad, simboliza además el arrojo, el orgullo y la tenacidad en la pelea. El gallo aquí instituido, vuelve a representar a nuestra policía, así como lo fuera ya hace 120 años atrás.

LA ESTRELLA: Evoca una idea de nacimiento y posteridad, simboliza guía segura y favor divino. Representa en este blasón, a la que iluminó y guió la gesta de mayo que dio la independencia a nuestra patria. Significa aspiración a ideales superiores y a acciones sublimes y luminoso futuro, auspiciando la propia heredad. Es figura empleada en la jerarquía superior de nuestra policía. La estrella de cinco puntos obtiene extendiendo los dedos de un pentágono regular, empleada en la jerarquía inferior hasta que se encuentren.

EL ROBLE: Es un emblema de soberanía, de poder conspicuo y nobleza de espíritu, de ánimo fuerte y constante, de heroicas acciones y empresas valerosas. Representa a la Policía y con sus hojas son premiados aquellos que con riesgo de la propia, salvan la vida de cualquier ciudadano. Simboliza además la fuerza de la fe y de la virtud así como resistencia cristiana frente a la adversidad.

LA DIVISA: Trasunta el espíritu, la disciplina y el fervor que rige a la Policía Nacional y favorece su acción.

Art. 2.oEstablécense las medidas para el nuevo Escudo Oficial de la Policía Nacional:

– Frontispicio de los edificios de la Policía: 0,82 x 0,65 m.

– Sellos para la Institución: 0,04 x 0,03 m.

– Para sobres y hojas tamaño oficio y carta: 0.03 x 0,02 m.

Las ampliaciones y reducciones del Escudo Policial para uso de las distintas reparticiones deben ser proporcionales a la medidas previstas en el Art. 1.o, numeral 2.

Art. 3.o A partir de la fecha, todas las dependencias policiales tomarán las medidas correspondientes para adoptar en sus respectivas reparticiones, el Escudo Policial descripto en la presente Resolución.

Art. 4.oLa Dirección Administrativa se encargará de la confección de los clisés y los nuevos sellos de la Policía Nacional.

Art. 5.o El Departamento de Talleres y Obras se encargará de la impresión de los diferentes tipos de bloc, sobres, tarjetas o cualquier otro tipo de impresión de documentos oficiales para las distintas dependencias de la Policía Nacional.

Art. 6.o La publicación de la presente disposición se hará a través de la Revista de la Policía y por los conductos normales de la Institución.

Art. 7.o A partir de la fecha, las distintas dependencias de la Institución usarán en el frontispicio de los edificios, el Escudo Oficial descripto en el Art. 1.o, debiendo ajustarse al tamaño especificado en el Art. 2.o Debajo del Escudo, a 15 mm. de la punta del vértice inferior, en posición horizontal, con letras negras de 6 mm. de alto, se escribirá el nombre de la Dependencia, sin sobrepasar la dirección de los flancos redondeados del escudo.

Policía Nacional

Comandancia

RESOLUCIÓN NÚM. 80

POR LA QUE SE ADOPTA EL ESCUDO DE LA POLICÍA NACIONAL COMO SELLO OFICIAL DE LA INSTITUCIÓN

Asunción, 20 de setiembre de 1993

VISTA: La necesidad de adoptar un sello oficial para uso de las diferentes dependencias de la Policía Nacional, a fin de autenticar los documentos y escritos de uso oficial de la Institución, y;

CONSIDERANDO: Que es atribución del Comandante de la Policía Nacional dictar Edictos, Reglamentos y Resoluciones, conforme al artículo 153, numeral 5 de la Ley núm. 222/93, Orgánica de la Policía Nacional,

EL COMANDANTE INTERINO DE LA POLICÍA NACIONAL

RESUELVE:

Art.1.o Adoptase como sello oficial de la Institución el Escudo de la Policía Nacional, instituido por Resolución núm. 79/93.

Art. 2.o Las medidas del Sello Oficial de la Policía Nacional se deducirá de acuerdo a lo establecido en la Resolución citada precedentemente, ajustándola a las medidas convencionales de 4 x 3 cm.

Art. 3.o En todos los instrumentos públicos y escritos expedidos por la Policía Nacional, a más de la firma del Jefe de dependencia, será obligatorio el uso del sello oficial.

Art. 4.o Por razones de mejor control, la Dirección Administrativa expedirá las órdenes de confección respectiva, de conformidad a lo dispuesto por la presente Resolución.

Art. 5.o Quedan derogadas todas las disposiciones contrarias a la presente Resolución.

Art. 6.o Comuníquese a quienes corresponda, cumplido archívese.

Fdo.: GERMÁN GABRIEL FRANCO VARGAS

Comisario General

Comandante Interino

Instituto Superior de Educación Policial “ISEPOL”

En el año 1935 no se podía hablar de Policía de seguridad como una institución, dicha función era ejercida por voluntarios y por la guardia territorial quienes eran considerados como eficaces garantías del orden y la tranquilidad de la población, pero en la época ya la sociedad consideraba que la función policial debería constituirse como una profesión, a fin de disponer de agentes aptos y conocedores de sus deberes. Con tal objeto fue creado una Escuela de Policía en Asunción, cuya organización propuso mejorar con el correr del tiempo para que las ciudades y municipios sean cubiertos por estos ciudadanos egresados de la escuela y miembros de esta institución y no individuos tomados al azar.

El primer local utilizado por la escuela fue una vivienda bastante amplia y confortable, cedida en alquiler por una familia concepcionera de apellido Isnardi. Estaba situado en la calle Pettirossi y Pai Pérez dicho local ha desaparecido y en su lugar se encuentra hoy el Sanatorio Adventista. El primer Director de la flamante Escuela fue el Señor Rolando Degli Uberti Real y como Subdirector el Dr. Roque Cesáreo Giangreco. El plantel de profesores fue conformado por un grupo excepcional de distinguidas personalidades , quienes sin otros intereses que la de contribuir con un emprendimiento tan noble y patriótico (todos aceptaron el cargo ad honoren), se prestaron generosamente con un caudal de inteligencia y vocación docente, al esfuerzo primigenio que fundó las bases de la primera casa de enseñanza profesional Policial. Según testimonios memorativos de los alumnos de aquella época la vida cuartelera era rigurosísima ciento por ciento espartana, con rigor altamente disciplinario, digna de la mejor tradición prusiana.

Tras dos años de intensos estudios, egresaron los primeros 47 Oficiales de Orden Público Tránsito e Investigaciones (OPTI), para las siguientes promociones el ciclo lectivo ya se extendió a tres años de duración. Aún con todos los problemas y limitaciones previsibles en una entidad educativa recientemente formada y de muy escasos recursos económicos, no puede decirse sin embargo, que nuestra primera Escuela de Policía fuese deficitaria en el cumplimiento de la alta misión encomendada, como fuerza rectora del pensamiento y la militancia profesional de varias remesas de jóvenes ciudadanos paraguayos que tomaron sobre sí, una elevada exigencia y el difícil ideal de ser “guarda del hermano” como representantes dignos de servidores heroicos y leales agentes de la Institución guardiana de la paz y el Orden Público. Este primer local fue utilizado por las dos primeras promociones, pasando luego la escuela a funcionar en el Departamento Central, luego Cuartel Central, hoy Comandancia de la Policía Nacional hasta los prolegómenos de la guerra civil del año 47 situación que motivó su clausura. La escuela reabrió sus puertas en el año 1950 por decreto Nº 10.202 del 28 de febrero de ese año.

Fue adquirido para el efecto una casa quinta ubicada en Asunción sobre la Avenida Mariscal López y San Martín, por decreto del Ejecutivo, emitidos el 11 de febrero de 1951. Pasó a denominarse “General José Eduvigis Díaz” digna figura de nuestra historia quién ocupó la Jefatura de Policía en el año 1864 cargo que desempeñó según referencias históricas con altura y con visión hasta que tuvo que abandonarlo cuando fue llamado por la Patria con motivo de la Guerra contra la Triple Alianza . La escuela adquirió definidos perfiles. En lento pero seguro proceso, afianzó, dio vida y continuidad a sus fundamentos conceptuales, así como fue dando vigor y consistencia a su esquema organizativo, para dar lugar a la creación de la Dirección de Institutos Policiales de Enseñanza encargada de la coordinación de las actividades educativas de la escuela de formación policial que fueron creándose a través de los años. La ley Nº 867 “Orgánica Policial de la Policía de la Capital” de 1982 establece según el artículo 211 la función de: “planificar, coordinar, orientar, supervisar y hacer cumplir los planes y programas de enseñanza”. Posteriormente se elaboraron proyectos que de alguna manera contribuyeron a evolucionar la educación Policial, que permitió la incorporación por el Ministerio de Educación y Cultura bajo la Resolución número 10.721 del año 2002 como parte del Sistema de Educación Nacional , que dio lugar a la elaboración y presentación de un proyecto que sirvió para la promulgación de la Ley 2946/06; Que Reconoce al Instituto Superior de Educación Policial y la Acreditación por la Agencia Nacional de Evaluación (ANEAES) que finalmente abrió la posibilidad de la creación de un Sistema de Educación, conforme a las aspiraciones y políticas de la fuerza policial, haciéndose necesaria la creación de un establecimiento de nivel universitario con validez nacional, orientado a afianzar la profesionalización de la misma, y lograr potenciar su nivel en materia científica y técnica. Una institución de altos estudios con estas características, es una antigua necesidad que posee la Policía Nacional Paraguaya, para la consagración de sus fines, para lo cual se requiere de docentes capacitados y de una infraestructura técnica acordes a la complejidad de las actividades desarrolladas en el Instituto Superior. De esta forma, la misma, se constituiría en el establecimiento que brindará un constante foco de capacitación y perfeccionamiento a los miembros de las fuerzas de seguridad policiales, según lo requirieran las circunstancias científicas y sociales y sus respectivos cánones de excelencia.

Dispone de una estructura ágil y dinámica con equipamiento científico-tecnológico adecuado a las exigencias de los procesos educativos tendientes a elevar la seguridad y el reconocimiento nacional e internacional en materia de excelencia académica.

Instituto de formaciones

• Academia Nacional de Policía

• Colegio de Suboficiales “Sargento Ayudante José Merlo Sarabia”

• Escuela de Estrategia Policial • Escuela de Especialización Profesional

• Escuela de Especialización para Suboficiales

• Instituto de Criminalística

• Escuela de Educación Física

• Escuela de aprendices de la banda de músicos de la Policía Nacional