COMUNICADO DE LA POLICIA NACIONAL

La Policía Nacional abre sus puertas a los expertos nacionales e internacionales, para que realicen los peritajes que consideren necesarios de los archivos de audio del sistema de comunicaciones de la Policía Nacional; con énfasis en aquellos que se produjeron los  días 31 de marzo y 1 de abril de 2017, fechas de los infaustos sucesos que son de conocimiento público.

Esta invitación la formulamos a la par del trabajo investigativo que realizan la Fiscalía y el Poder Judicial. El objetivo no es otro que hacer pública la verdad real, ante una serie de falsas afirmaciones que se transmiten como verdades a la ciudadanía con ligereza y sin ética profesional.

El Ministerio Público cuenta en su poder con una “imagen ISO” de las comunicaciones realizadas en las fechas de los sucesos de marzo y abril. Es decir, tiene una copia exacta y completa de todo el disco rígido, en el que se almacenan los datos de las comunicaciones de radio de la Policía Nacional. Además,  cuenta con  dos informes en formato impreso con la transcripción de esos audios.

Los archivos encriptados de la comunicación policial guardan un estándar de seguridad internacional, imposibles de ser adulterados en ninguna forma en su servidor.

Hasta el momento nos mantuvimos en silencio para no ser acusados de entorpecer el proceso investigativo del Ministerio Publico y de las partes, sobre el caso en cuestión. Pero ante los intentos de manchar la integridad de la Institución Policial, nos vemos obligados a desmentir públicamente y con firmeza  a quienes intentan desvirtuar los hechos registrados tal como sucedieron y que obran en los bancos de datos, con respaldos de seguridad.

Con la certeza de que los archivos entregados al Ministerio Público y los que aún permanecen en los servidores de la Policía Nacional, no fueron adulterados en ninguna manera y por la necesidad de mantener limpia la actuación de la Policía Nacional en esta investigación, reiteramos la invitación a los expertos nacionales e internacionales a solicitar a la Fiscalía el permiso correspondiente, para realizar los peritajes que consideren necesarios de los archivos de audio de nuestro sistema de comunicaciones.